Saltar al contenido

Cómo explicar a tus hijos de dónde vienen las emociones paso a paso.

Las emociones surgen de las diferentes situaciones a las que nos vemos expuestos en nuestro día a día. Vuestro hijo/a tiene que sentir y sentirá todas ellas en algunos o muchos momentos de su vida.

Reproducir video acerca de como enseñar a gestionar las emociones a los niños

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a entender sus emociones?

Conocer de donde surgen las emociones y aprender como gestionarlas es una tarea vital para el buen desarrollo de un niño/a. Para empezar por el principio, tenemos que tener claro que no hay emociones positivas o negativas, todos, tanto niños como adultos, en algún momento sentimos las diferentes emociones y todas y cada una de ellas son necesarias; desde las más básicas (alegría, tristeza, enfado, miedo, vergüenza, envidia, celos…), hasta aquellas más complejas (nerviosismo, desamparo, euforia, odio, culpa, confusión…), es muy importante que las identifiquen y las comprendan, por eso como padres es necesario que sepáis cómo explicar a tus hijos de donde vienen las emociones.

Explicar las emociones a los niños

¿Como explicar las emociones, como padre o madre?

Para explicar adecuadamente a tus hijos como madre o padre que son las emociones y de donde vienen hay que tener en cuenta las siguientes consideraciones:

☺️​ Nunca hay que intentar reprimir las emociones o restarlas importancia, si no acompañarlas hasta su desenlace, pasando por su buena gestión.

⇨ Consejo: Muchas veces las situaciones que les ocurren a los hijos y su consecuente emoción, pueden ser para los adultos reacciones desmedidas ante situaciones mundanas, en estos momentos tenemos que tener muy en cuenta que lo que para nosotros no tiene importancia o “es una tontería”, para ellos es muy importante en referente a su edad y el mundo que les rodea. Ej.: Se rompe una taza en casa y el niño se pone a llorar desconsoladamente. El adulto puede no ver la importancia de la rotura de esa taza en la cual el niño desayunaba todos los días y por la que desarrolló un apego especial.

😵​ Muchas veces el niño/a puede no saber qué siente exactamente, ni lo que le está pasando para comportarse de una forma u otra.

Consejo: Para enseñar a vuestros hijos a diferenciar sus emociones, lo primero que tenemos que hacer es ponerles nombre. Para ello, que mejor que utilizar situaciones cotidianas para hacerlo, sus películas favoritas o mediante el juego con sus muñecos preferidos.

😤​ Las emociones pueden tener diferentes intensidades, podemos sentir desde un poco de miedo, hasta mucha alegría, pasando por un estadio intermedio.

⇨ Consejo: Es muy importante que vuestros hijos aprendan que dependiendo de la situación sentirán una intensidad más elevada o más baja, esto les ayudará a regular su emoción y a no tender a llevarse todas las emociones al extremo.

Tened en cuenta que los niños aprenden sobre todo por modelado, es decir, cómo vosotros como padres reaccionéis ante las diferentes situaciones, ellos aprenderán a reaccionar a ciertas otras. En muchas ocasiones las conductas de los hijos son reflejo de las conductas de los padres. Puedes ser un gran “profesor de la vida” para tu hijo ayudándoles con tu forma de actuar.

Cómo surgen las emociones paso a paso:

1. Situación

Constantemente se dan diferentes situaciones en el día a día de un niño/a, en el colegio, en casa, en el parque… y todas sus emociones comienzan desde una situación, un lugar, un contexto.

Ejemplo: «En el colegio durante el recreo dos compañeros de clase pasan por mi lado riéndose y susurrando.»

2. Interpretación

Ellos pueden percibir e interpretar esas situaciones de diferentes formas (incluso una misma situación que ahora se repite puede ser interpretada de
forma diferente), dependerá de sus experiencias previas, del estado de ánimo que se tenga ese día o de lo que rodee a la misma.

Ejemplo:
a) «Se están riendo de mi.» 
b) «Estarán hablando de algo gracioso.»

3. Emoción

Dependiendo de cómo interpreten esa situación (amenazante, aversiva o
agradable, gratificante), surgirá en ellos una u otra emoción. La forma principal de identificar esas emociones es animándoles a que observen las reacciones de su cuerpo.

Una emoción agradable cómo la alegría puede producir un ligero hormigueo, ganas de sonreír o de ¡saltar! En cambio, una emoción aversiva, como puede ser el miedo, puede hacer que su corazón se acelere, tiemblen, respiren rápido o suden.

Ejemplo:
a) Enfado, tristeza.
b) Curiosidad, indiferencia.

4. Conducta

Esa emoción ligada a la interpretación que han hecho de la situación va a
generar una conducta u otra, aquello que hacemos después de sentir.

Ejemplo:
a) Ir a insultarle, llorar.
b) Unirme a las risas, seguir con lo que estaba haciendo.

Libros para aprender a gestionar las emociones.

Libros para conocer y gestionar las emociones en niños: El emocionómetro del inspector Drilo, Emocionario y ¿Cómo te sientes hoy?. Estos libros, que yo misma uso con niños en mi clínica de psicología infantil, os ayudarán a explicar a vuestros hijos e hijas como funcionan sus emociones y como se deben gestionar, de una forma divertida y lúdica.

Psicóloga Infantil Gloria López en Albacete
Gloria López | Psicóloga Infanto-Juvenil de Emocional&Mente

¡No olvides compartir esta publicación si te ha gustado o te ha servido de ayuda!

¡Muchas gracias!
Compartiendo este artículo contribuyes a que sigamos creando contenido, herramientas y aportando información psicológica que sirva de ayuda a familias, niños y adolescentes.